QUE HACER CON EL TIEMPO LIBRE DE TU JUBILACIÓN | Jubilación
16295
post-template-default,single,single-post,postid-16295,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,cookies-not-set,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

QUE HACER CON EL TIEMPO LIBRE DE TU JUBILACIÓN

el tiempo libre de un jubilado

QUE HACER CON EL TIEMPO LIBRE DE TU JUBILACIÓN

TIEMPO PARA DISFRUTAR DEL TIEMPO

Pues reconozco que al principio estaba tenso. Supe que me jubilaría con unos cuantos meses de antelación. Los suficientes como para poder echarle una pensada a la organización de mi vida futura, con tanto tiempo para poder hacer todas aquellas cosas que me apeteciera.

Así que, una tarde de domingo, cogí lápiz y papel y me lie a escribir un montón de actividades pendientes con la intención de priorizarlas en función de su importancia. La lista resultó dilatada y mi primera impresión fue de cierto agobio y urgencia, porque para hacer todo aquello tenía que darme prisa.

“¿Ya me dará tiempo?, me pregunté. Parecía como si fuera a necesitar otra vida completa. Porque para estudiar inglés, mejorar el vascuence, hacer gimnasia de mantenimiento, viajar, participar en un taller de escritura, aprender a cocinar, jugar a golf y otras muchas cosas que ya no recuerdo, realmente se necesitaba mucha dedicación. “Te equivocas, Fran”, me dije. “A ver si vas a salir de Guatemala para entrar en Guatepeor”. Me quedé con las cuatro ideas que había seleccionado como las primeras, pero no por orden de importancia, sino por las ganas que tenía de realizarlas y fui consciente del gran privilegio que supone poder elegir, con escasas cortapisas, lo que vas a hacer en tus próximas horas. Sin duda, para mí, el tiempo fue más mío, yo diría que sólo mío.

El primer día que me quedé en casa comencé a releer de nuevo mi novela preferida. “Sin duda es un buen comienzo “pensé, y abrí por la primera página de “El nombre de la Rosa”. No es que fuera lo más importante. Ni tan siquiera figuraba en la primera mitad de la lista inicial, pero, sin lugar a dudas, era lo que más me apetecía entonces. Ya bastaba de obligaciones y compromisos. Era tiempo de satisfacciones y “jubileo”.A continuación, tras romper en mil pedazos la hoja inicial, pasé al segundo punto de la lista reducida: “Habla con tu gente y disfrútalos”. Y hasta hoy, sigo en esa dinámica. Excelente descubrimiento.

Sin comentarios

Comentar el artículo